Priority #2: Live our Love for our Spouse

11-12-2017Holy Catholic Marriage

The second priority of a holy Catholic marriage is to live our love for our spouse. In the Holy Sacrament of Marriage, the couple is the Sacrament. The most beautiful example of love the world has ever known was Christ laying His holy life down for His Bride, the Church. Christ gave us the example of the essence of marriage, which is self-sacrificing love. Catholic marriage is lived when both spouses willingly die to their own personal selfishness for each other by placing their spouses' needs before their own. Love is self-sacrificing and self-donating for the good of one's beloved spouse. The ultimate good is God in heaven and Catholic spouses sacramentally bound together in the divine love of Christ need to help each other grown in holy love. We are all given mission fields just like the Apostles. Our first mission field is our spouse and our children. Decide that loving and serving your spouse will   become a priority in your life.    

Share this with your spouse. Begin with three steps: Be helpful to your spouse. Ask daily, "What do you need and how can I help?" Even if your spouse is not on board with appreciation or helping, you can become the role model of how marriage is to be lived. Finally, pray for your spouse as you love and serve them more.

La segunda prioridad de un santo matrimonio católico es vivir nuestro amor pornuestro cónyuge. En el Santísimo Sacramento del Matrimonio, la pareja es el Sacramento. El ejemplo más bello de amor que el mundo haya conocido fue Cristo dando su vida santa por su Novia, la Iglesia. Cristo nos dio el ejemplo de la esencia del matrimonio, que es el amor abnegado. El matrimonio católico se vive cuando ambos cónyuges voluntariamente mueren a su propio egoísmo personal el uno p or el otro anteponiendo las necesidades de sus cónyuges a las suyas. El amor debe ser siempre abnegado y desinteresado por el bien del amado cónyuge. El bien primordial es Dios en el cielo y los esposos católicos unid as sacramentalmente en el amor divino de Cristo necesitan ayudarse mutuamente a crecer en amor santo. Todos tenemos una misión al igual que los Apóstoles. Nuestro primer campo de misión es nuestro cónyuge y nuestros hijos. Decidan que el amar y servir a su cónyuge se convierta en una prioridad en su vida.

Comparte esto con tu cónyuge. Comienza con tres sencillos pasos: agradece a tu cónyuge. Aprecia verbalmente todo lo que hace por ti y por la familia. Presta ayuda a tu cónyuge. Pregúntale a diario, "¿Qué necesitas y cómo te puedo ayudar? "Incluso si tu cónyuge no l o aprecia y no ayuda, tu puedes convertirte en el modelo a seguir de cómo se debe vivir el matrimonio. Finalmente, ora por tu cónyuge mientras amas y sirves más.

BACK TO LIST